BLOG

¿Cómo afecta la radiación a nuestro hogar?

Publicado: 28 de Jan, 2019
El efecto invernadero causado por la emisión de gases, es un factor que influye considerablemente en el cambio climático del planeta y con ello la formación de “hoyos negros” en la capa de ozono que permiten el paso de mayor cantidad de rayos ultravioleta (UV), ocasionando problemas en el organismo tales como el cáncer de piel y el daño de muchos materiales que se degradan por los efectos de la radiación solar y más aún, si a esto le agregamos agentes químicos que ocasionan corrosión en los materiales.

La necesidad de proteger techumbres y muros en naves industriales, casas, cocheras, patios de servicio, etc., ha hecho necesario desarrollar productos de PVC y policarbonatos (PC) de segunda generación para que resistan inclusive los embates de la naturaleza como huracanes, granizos y siniestros de fuego.

Los productos de “segunda generación”, son llamados así debido a que su composición ha sido mejorada para que no sean afectados por los rayos ultravioletas (UV) brindando un beneficio económico gracias a sus propiedades físicas, mecánicas y térmicas.

Están diseñados para tener un mejor confort térmico y con esto lograr ahorros de energía eléctrica por aire acondicionado, ya que estas láminas no absorben los rayos solares, sino lo que se hace es que reflejen ese calor además de asegurar su resistencia a los vientos, huracanes y granizos.

La ventaja sobre las láminas tradicionales metálicas es que, por muy buen recubrimiento o pintura que tengan, termina corroyéndose, además de ser muy calientes.

Comparadas con las láminas de fibra de vidrio, éstas se degradan por la acción de los rayos UV, en menos de un año se empiezan a amarillear y aflorar la fibra de vidrio como señal de que ya perdieron sus propiedades, además de ser altamente inflamables.

Impide la inversión térmica, lo que hace que, en invernaderos, siempre haya una temperatura interior superior a la que se da en el exterior.