BLOG

Autoconstrucción en México

Publicado: 28 de Jan, 2019
En México 6 millones de familias con ingresos menores a 5 salarios mínimos son un mercado potencial; el déficit de casas para personas de escasos recursos representa un nicho de negocios.

El déficit de hasta seis millones de casas para la población de la llamada base de la pirámide –integrada por los hogares con ingresos menores a los cinco salarios mínimos-, ha despertado el interés de desarrolladores de vivienda que apuestan por la autoconstrucción como modelo de negocios, aseguraron especialistas.

El déficit total de hogares mexicanos suma nueve millones de familias, de las cuales tres millones pueden ser atendidas por las instituciones de Gobierno como el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) o el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), mientras que para los seis millones restantes han comenzado a crearse alternativas.

El 65% de las viviendas construidas en México son producto del trabajo de los mismos residentes, de acuerdo con estudios de organismos dados a conocer esta semana en el país. Según la consultoría privada Softec, del millón de unidades construidas en el país al año, sólo 350.000 corresponden a obras de constructoras.

De acuerdo con la consultoría, este hecho hace que la mayoría de las construcciones residenciales en México no cumplan con requerimientos legales, territoriales y técnicos. Lo que abre una serie de riesgos jurídicos y de seguridad para sus residentes.

Para sanar este problema, organizaciones sociales como Hábitat para la Humanidad presta asesorías a lo que se llama en México autoconstrucción de viviendas, de manera a disminuir los peligros por una estructura mal edificada.

La autoconstrucción promedia en 62 metros cuadrados de área construida, mientras que las constructoras especializadas en viviendas producen unidades con promedio de 39 metros cuadrados.

El fabricante de cemento Holcim afirma que del total de 33 millones de toneladas de cemento que se vende al año en México, entre 10 y 11 millones son destinados a las obras de autoconstrucción.